ilumiancion-salon-casa-comedor

La iluminación es uno de los factores protagonistas de la decoración de nuestra casa. Dependiendo de la utilización que hagamos de la luz, conseguiremos que el salón, el comedor y el resto de las habitaciones sean más o menos atractivos y acogedores.

Por eso, es importante elegir correctamente todos los elementos que intervienen en la iluminación. Lámparas, tiras led, focos halógenos o pantallas. Cada uno proporciona un tipo de iluminación, para que elijas el que mejor se ajusta a tus gustos y necesidades.

Iluminar los diferentes ambientes de un salón



El salón de nuestras viviendas puede acoger diferentes ambientes en la misma estancia. Sala de estar y comedor, sala de estar y zona de lectura, sala de estar y zona de televisión e incluso cocina abierta al salón.

Cada una de estas zonas cumple una función determinada y, por tanto, debemos iluminarlas de distinta manera.

La zona de estar y de televisión
Esta zona suele estar amueblada con sofás cómodos, para pasar momentos de descanso y relax. Por eso, su iluminación más adecuada es la luz difusa. Coloca dos lámparas de sobremesa a ambos lados de los sofás. También puedes optar por lámparas de pie con pantalla.

La zona de comedor y su decoración
Es imprescindible colocar una lámpara de techo centrada en la mesa y que dé luz suficiente a toda la superficie. Podemos optar por una lámpara con varios brazos, para que la luz llegue a todos los comensales, o un diseño compuesto por varias. En cualquier caso, debemos tener en cuenta la forma y el tamaño de la mesa.

El rincón de lectura
Si disponemos de espacio suficiente para crear un rincón de lectura en nuestro salón, la mejor forma de iluminarlo es con una lámpara, junto al sillón, regulable en altura e intensidad. Así podremos elegir la cantidad de luz, dependiendo del momento del día.

Iluminar con Led los objetos que más nos gustan
Otra forma de conseguir una iluminación discreta es colocando focos orientados hacia nuestros objetos decorativos favoritos. Un cuadro, una escultura o un jarrón pueden convertirse en los protagonistas de la estancia iluminándolos con lámparas Led.

Cuando la cocina está abierta al salón
Esta opción está de plena tendencia, por la comodidad que supone unificar las estancias más utilizadas de la casa. Pero, en este caso, la iluminación debe cumplir la función de separar correctamente los ambientes.

Para ello, lo más adecuado es iluminar el salón siguiendo los consejos que hemos señalado anteriormente e instalar en la zona de la cocina las luces necesarias para trabajar. De esta, forma quedarán ambos ambientes completamente diferenciados.

En muchas ocasiones, cambiar la iluminación de una estancia es más efectivo que cambiar todos los adornos. Si conseguimos la correcta para las diferentes funciones que cumple un salón, conseguiremos una estancia acogedora y con la cantidad adecuada de luz.